Este año tampoco habrá PISE en Palma. El PISE es un programa de intervención socioeducativa de escolarización compartida. El programa va destinado a alumnado matriculado en la ESO de 14 a 16 años, con dificultades graves de adaptación al entorno escolar en situación de riesgo de exclusión escolar y / o social. La pretensión del programa es que este alumnado no abandone la actividad académica y / o formativa y, cuando se trate de alumnado desescolarizado, su retorno al sistema escolar. Es decir, el objetivo es compensar las desigualdades educativas.

El GREC, desde hace muchos años, ha ofrecido diferentes talleres (limpieza de coches, cocina, lucha olímpica) dirigidos a mejorar la escolarización de los alumnos con más dificultades. Los resultados quedan puestos en evidencia en las memorias anuales de esta intervención socioeducativa. Entre un 80 y un 100% de los alumnos que han pasado por el PISE se han reintegrado al sistema escolar.

Hasta el curso 2013/14, el GREC tenía un convenio de colaboración con la Conselleria d'Educació que regulaba y autorizaba a nuestra entidad a desarrollar un programa socioeducativo de este tipo. Por otra parte, el Ayuntamiento de Palma subvencionaba buena parte del Taller. A partir del curso mencionado, Ayuntamiento y Conselleria toman la decisión de conveniar el PISE.

A estas alturas, tres años después, ambas administraciones han sido incapaces de establecer un Convenio que regule el programa PISE. Razones de carácter jurídico, según nos refieren desde el Ayuntamiento, han impedido la firma del Convenio. Tres años han sido insuficientes para resolver las cuestiones que no permiten la mutua colaboración. Lo que impedirá que determinados alumnos, que ya estaban en lista de espera, puedan seguir este Programa.

Concretamente, el Taller de lucha olímpica del GREC va dirigido a ocho alumnos, y se desarrolla dos veces a la semana. Es una intervención sencilla y alcanzable. No es una intervención compleja y que necesita de muchos recursos. Razones de carácter jurídico y administrativo, la comprensión de las que se nos escapa, impedirán este año una acción que ha resultado de provecho para muchos alumnos, y, además, muy bien valorada por los Institutos y colegios que tradicionalmente nos han derivado alumnos .

Es de todos conocido que el absentismo y el abandono escolar son unos de los graves problemas del sistema educativo. Los recursos disponibles son escasos. Prescindir de un un programa que funcionaba es un lujo que no nos podemos permitir. Entendemos que el Ayuntamiento y la Consejería deben espabilar mucho para posibilitar y no impedir intervenciones dirigidas a los que menos oportunidades tienen. En este caso, lo repetimos desde la perplejidad, razones jurídicas, por nosotros incomprensibles, olvidan lo que debería ser el bien jurídico principal, los alumnos con más dificultades de escolarización