Despedida del programa de Educadores Familiares de Palma

A partir del próximo mes de octubre dejaremos de gestionar un programa muy preciado por nuestra Asociación. Nos referimos al Servicio de Apoyo Familiar del Ayuntamiento de Palma. Coloquialmente conocido como Educadores Familiares de Palma.
Y eso por qué? Es sencillo de explicar y, al mismo tiempo, difícil de digerir. Mirad, había llegado el momento de que el Ayuntamiento de Palma ofreciera un nuevo contrato. Tres empresas se presentaron, y nosotros quedamos en segundo lugar. Por tanto, no nos corresponde llevar adelante el programa. Así de simple.

La mala digestión viene del hecho de que el proyecto que presentamos obtuvo 41 puntos de la parte técnica (la puntuación máxima era de 50). Una puntuación satisfactoria si tenemos en cuenta que la entidad que finalmente ganó el contrato sólo obtuvo 29. (La tercera ya no pasó el corte necesario de 25 puntos).

Y eso cómo se explica? Como os podéis imaginar, por la oferta económica. Sobre 427.430,73 €, nosotros ofreceremos unos 17.000 € menos que la otra entidad. Y a raíz de la aplicación de una fórmula matemática, que para nosotros ha resultado diabólica, a la empresa adjudicataria se le otorga todos los puntos de la parte económica y, a nosotros sólo 0,5 puntos! Difícil de creer? Lo podéis encontrar en el perfil del contratante del Ayuntamiento de Palma.
(Https://perfilcontractant.palma.cat/portal/PALMA/contratante/pc_contenedor2.jsp?seccion=s_fcontra_d4_v1.jsp&contenido=107475&tipo=10&nivel=1400&codResi=1)

Como bien podéis imaginar, todo ello ha supuesto un mal trago. Por razones obvias. En primer lugar, porque ha sido un descalabro por los profesionales que ahora implementaban este programa. El verano nos ha resultado largo. Nos ha supuesto mucho esfuerzo el no dejar de lado las familias que teníamos encomendadas. Cabe decir que nadie se ha molestado en pedir su opinión sobre el asunto ni a las familias, ni a los profesionales. Finalmente, hemos podido recolocar tres educadores a otros programas de la casa. Dos serán subrogados por el nuevo contrato.

En segundo lugar, después de trece años de intervenir para que las familias más vulnerables de Palma puedan tener una crianza positiva, y si, además, tenemos en cuenta la valoración positiva (41 puntos) sobre nuestro proyecto por parte de la Ayuntamiento de Palma, es fácil comprender nuestro enfado y decepción. Es difícil de entender y mal de explicar que, a estas alturas, ocurran hechos de este tipo.

Es de todos conocido que, por parte de las fuerzas que actualmente gobiernan el Consistorio de Palma, uno de sus compromisos fue que, en ningún caso, un contrato podría ser ganador por la cuestión económica. Nos duele profundamente, pero aquí tenemos un caso.