Que es el grec

El GREC es una asociación sin ánimo de lucro, constituida en el año 1987, que hace su trabajo socioeducativo, de acuerdo con los estatutos, en diferentes sectores de población en situación de riesgo, dificultad y conflicto social. Podéis descargar los estatutos vigentes aquí.

 
Son finalidades de la asociación:

  • Mejorar la calidad en la atención de niños, jóvenes y sus familias que se encuentran en situación de dificultad y / o conflicto social.
  • Promover el reconocimiento social y técnico de los educadores de calle y del trabajo socioeducativo en medio abierto con menores y jóvenes.
  • Intervenir en medio abierto, especialmente con educadores de calle, para prevenir y actuar ante situaciones de desadaptación social.
  • Colaborar con la administración competente para proteger de manera adecuada los menores desamparados y apoyar a los que dejan la red de protección de menores.
  • Facilitar la integración social de los jóvenes internos del centro penitenciario, así como apoyar a los reclusos y ex reclusos en el proceso de inserción sociolaboral.
  • Intervenir y actuar en el proceso socioeducativo de los jóvenes en situación de conflicto social sometidos a medidas judiciales.
  • Facilitar el proceso de formación e incorporación laboral, especialmente de los jóvenes, y en general de las personas en situación de dificultad social.
  • Elaborar y fomentar estudios e investigaciones sobre temas relacionados con el trabajo socioeducativo.
  • Llevar a cabo acciones formativas para difundir el modelo de trabajo socioeducativo de la asociación.
  • Hacer el seguimiento y la denuncia de las actuaciones relacionadas con la infancia y la juventud que, ejecutadas por servicios públicos o privados, no ofrezcan un nivel adecuado de calidad o sean perjudiciales para los menores.

La fecha de constitución del GREC es el 21 de noviembre de 1987. La entidad tiene la forma jurídica de asociación sin ánimo de lucro. Está inscrito en los siguientes registros:

  • Registro nacional de asociaciones, con el número 76476, con fecha de inscripción del 12 de diciembre de 1987.
  • Registro municipal de entidades ciudadanas del Ayuntamiento de Palma, 140/92.
  • Registro de centros que desarrollan actividades en el campo de la acción social de la CAIB con el número 188.
  • Censo de entidades juveniles y entidades prestadoras de servicios a la juventud de la Dirección General de juventud con el número 142.
  • Registro oficial de entidades colaboradoras en materia de guarda de menores por resolución de la Consejera de la Función Pública e Interior de fecha 27 de octubre del año 1997.

El GREC es una entidad de utilidad pública desde el 26 de marzo de 2004 y pertenece a diferentes redes y federaciones.



HISTORIA

 
La década del nacimiento del GREC. Los 80.

A partir de 1981, gracias a la asociación de vecinos del Jonquet y a Caritas diocesana comienza la primera experiencia profesional con educadores de calle en Baleares.

En 1983 en el Ayuntamiento de Palma crece la preocupación por los barrios con un nivel de delincuencia juvenil en ascenso. Así que se decide potenciar la figura del educador de calle, así en 1985 se incorporan seis educadores a los equipos de atención primaria de Palma.

Una serie de personas, desde particulares hasta miembros de diversas entidades, preocupadas por los jóvenes en riesgo de barriadas obreras de Palma apuestan por la figura de un educador de calle integrado en los barrios, que vaya a los lugares de reunión de los jóvenes para poder conocer sus necesidades e inquietudes. Salir, en definitiva, del binomio joven delincuente - joven normalizado. Por esta razón deciden crear una asociación para implantar esta figura, denunciar las situaciones de injusticia social que condicionan las trayectorias de los jóvenes y dignificar los barrios mediante el trabajo comunitario. Nace el GREC. Diciembre de 1987.

Los inicios de la actividad de la asociación se caracteriza por la fuerza de las convicciones y la construcción de una manera de hacer. La formación de los profesionales y la divulgación del programa de educadores de calle son las principales líneas de acción. Se llega a intervenir en diez barrios de Palma.

 

La época de crecimiento. La década de los 90.

La asociación toma una decisión muy importante: ampliar el abanico de la intervención más allá de los educadores de calle, siempre en función de las necesidades de los menores y jóvenes en riesgo. De esta manera en el año 1992 se pone en marcha el hogar funcional de jóvenes entre 14 y 18 años en situación de dificultad social.

En el año 1995 se inicia el servicio de orientación juvenil de la mancomunidad del Raiguer. En 1997 se pone en marcha el programa de intervención dentro del centro penitenciario de Palma con jóvenes entre 16 y 21 años. Además aprovechando los diez años de existencia del GREC, se pusieron en marcha comisiones de trabajo para elaborar las líneas estratégicas de la entidad hacia el futuro y reflexionar sobre el lugar y funciones del GREC.

En 1998 se crea el programa de emancipación para jóvenes de más de 18 años que han estado en la red de protección de menores. En 1999 la intervención en el centro penitenciario se amplía. Así se crea un servicio de orientación sociolaboral para los internos que están en tercer grado. Además se amplía la intervención del programa de los educadores de calle fuera del municipio de Palma.
 

La consolidación. Decenio de 2000.

A partir del año 2000 se produce la época de consolidación y creación de los diferentes programas. Se inicia el programa de educadores familiares. Se crea el taller de coches. En 2001 se ponen en marcha talleres de jardinería en Institutos, aulas externas para trabajar con alumnos en dificultades. En el año 2005 se inicia el Taller de papel dentro del centro penitenciario dirigido a los jóvenes para trabajar habilidades prelaborales. En 2006 se diseña la intervención con reclusos con enfermedades mentales y un año después se pone en marcha dicha intervención.

En 2007 celebramos el XX aniversario en donde se volvió a activar un proceso de reflexión sobre los últimos diez años, y pensar hacia dónde nos gustaría que se fuera el GREC. Volvimos a rehacer el compromiso de actuar con nuestra manera de hacer, reflexión desde la práctica y constante autocrítica, para mejorar las condiciones de vida de los colectivos con riesgo.

Crisis y retos de futuro. Desde 2010.

Se inicia la última década marcada por el estallido de la crisis de la deuda europea de 2008, caracterizada por el desmantelamiento del estado de bienestar. Se recorta el gasto social, se reforma el mercado laboral y las pensiones con consecuencias funestas hacia las personas más desfavorecidas. En Baleares además, se recortan los derechos sanitarios, retirando la tarjeta sanitaria a los inmigrantes. Teniendo en cuenta que en España el estado de bienestar ya era incipiente, tanto por falta de financiación como por déficit estructural, se constata la debilidad del sector social y el GREC, como otras tantas entidades, también sufre las consecuencias. Desaparecen programas y puestos de trabajo, se recortan los sueldos de los trabajadores y la asociación sufre un importante problema de liquidez.

El impago de las subvenciones y la paralización de nuevos contratos hace que se tengan que pedir créditos que generan unos elevados costes financieros que hacen peligrar la viabilidad de la entidad dependiente exclusivamente de la financiación pública.

Esto mueve al GREC hacia dos líneas importantes que marcarán el rumbo de la asociación hasta la actualidad. Por un lado, trabajadores preocupados al ver cómo los derechos laborales retroceden, y la situación de los colectivos desfavorecidos empeora, se unen y convocan reuniones y manifestaciones para reclamar la mejora de la situación. Estas movilizaciones desembocan en el nacimiento de Prosocial en 2011, asociación independiente que aglutina profesionales del ámbito social en defensa de unos servicios sociales dignos y de calidad.

Por otra parte, como no puede ser de otra manera, dentro de la asociación se abre un proceso de reflexión y debate que entiende que la supervivencia de la entidad pasa por la búsqueda de nuevas fuentes de financiación y por el establecimiento de alianzas y apoyo con otras entidades del tercer sector para mantener una posición unitaria y más fuerte, con el objetivo de conseguir restablecer la situación a como estaba antes de la crisis.

A partir de esta línea de reflexión, nacen los programas Apoyo, de Intervención educativa para mejorar las relaciones entre padres e hijos, y el de apoyo técnico y formación básica, dirigida a entidades y profesionales interesado en mejorar la intervención socioeducativa.

Paralelamente, el trabajo cotidiano afectada por la crisis ve como las condiciones de las subvenciones para los programas que llevamos a cabo se endurecen y crecen las tareas burocráticas y administrativas. Las administraciones autonómicas y locales, que concentran el grueso del gasto social, se ven obligadas a limitar y controlar los gastos sociales, presionadas por las políticas de austeridad nacionales y europeas. En consecuencia, aunque desde 2006 ya se había iniciado el primer programa con financiación de La Caixa, es en este momento cuando se consolida en el GREC la financiación privada. Programas como el de Intervención Comunitaria Intercultural, en los barios del Jonquet, Santa Catalina y Son Roca para el fomento de la convivencia ciudadana y la transformación social de las comunidades locales. Los programas Incorpora y Reincorpora, de intermediación laboral, dirigido a colectivos vulnerables y población penitenciaria, son todos ellos financiados por la obra social de La Caixa.

En la actualidad, con más de cien trabajadores y trabajadoras, el GREC está a punto de poner en marcha el servicio de acompañamiento para personas mayores con soledad no deseada, que centra la intervención en un colectivo con el que no teníamos experiencia hasta ahora. Este programa surge fruto del análisis de necesidades sobre el terreno que nos ha proporcionado el programa de intervención comunitaria intercultural. Es financiado también por la obra social de La Caixa y con colaboración del ayuntamiento de Palma y el IMAS.